(+34) 954233752

La publicación de fotografías en Internet por la policía no vulnera los derechos fundamentales

El origen de este conflicto jurídico se encuentra en la resolución que dictó el director general de la Policía del Departament d’Interior de la Generalitat de Catalunya en la que autorizó la publicación en la página web de los Mossos d’Esquadra, bajo el título «collaboració ciutadana contra la violència urbana», las fotografías de las personas presuntamente implicadas en los graves disturbios que tuvieron lugar en Barcelona los días 29 y 30 de marzo del 2012, en que se habían producido actos vandálicos que causaron daños en bienes y lesiones a las personas, que eran objeto de las investigaciones policiales.

Tras la publicación de las fotografías, una persona fue identificada y los Mossos d’Esquadra comunicaron los hechos al Juzgado de Instrucción competente mediante la entrega de diversos atestados e informes.

Por ello, esta persona presentó una demanda contra el Departament d’Interior de la Generalitat de Catalunya por vulneración ilegítima de sus derechos al honor, a la intimidad y a la propia imagen, al publicar fotografías donde él aparecía sin autorización judicial.

La Sentencia 41/2018 de 26 de enero de 2018 de la Sala Primera, de lo Civil, del Tribunal Supremo, entiende que la policía tiene una habilitación legal específica que le faculta para practicar las diligencias necesarias para la averiguación de un delito y el descubrimiento del delincuente, por lo que no es correcto afirmar, como hacía el demandante, que cualquier actuación que afecte negativamente los derechos fundamentales precisa de una autorización judicial previa, sino que puede ser realizada no solo por una autoridad pública sino por cualquier persona en ciertos supuestos.

El Tribunal Supremo estimó que la publicación por la policía cumplió las tres exigencias que impone el juicio de proporcionalidad: idoneidad de la medida, necesidad de la misma y juicio de proporcionalidad en sentido estricto.

En cuanto a la idoneidad de la medida que afecta al derecho fundamental, la publicación en la web de la Policía de la imagen de una persona, captada mientras participaba en hechos con apariencia delictiva, es idónea para alcanzar una finalidad legítima, como es la averiguación de la identidad del presunto delincuente.

En cuanto al segundo requisito, el de la necesidad, no se acreditó que existiese otra medida que, con igual eficacia, permitiera la consecución del fin legítimo perseguido  (el descubrimiento de la identidad de las personas captadas por las cámaras policiales mientras cometían actos delictivos) con una afectación menor de los derechos fundamentales.

El último requisito, el denominado proporcionalidad en sentido estricto, es decir, que de la medida adoptada se deriven más beneficios o ventajas para el interés general que perjuicios sobre los derechos del afectado, también estima el Tribunal Supremo que se cumple, que la tipificación de un hecho como delito ya conlleva una cierta gravedad de la conducta, sin perjuicio de que exista una diferente gradación de esa gravedad entre unos y otros delitos, que los hechos provocaron una grave alarma social, y que la publicación de la imagen se hizo de una forma restringida, en la web policial, por un tiempo muy limitado (un mes).

Por todo ello, el Tribunal Supremo desestimó el recurso de casación interpuesto por la persona que apareció en la fotografías publicadas por la policía. Es de destacar la ponderación que realiza en este caso el Tribunal Supremo en los conflictos entre derechos fundamentales, sea uno autor o no de un posible delito mayor o menor.

López de Lemus Abogados

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.