(+34) 954233752

Los reservados: La intimidad como espectáculo

Reproducimos a continuación el artículo publicado en el Diario de Cádiz el día 16 de enero de 2016 en el que se menciona al miembro de este despacho, Pedro Rodríguez López de Lemus.

Secretos no son las cosas que no se cuentan, sino las cosas que se cuentan en voz baja y separadamente… (Marcel Pagnol)

Los espacios públicos también necesitan de pequeños reductos secretos, de cenáculos donde poder mantener privacidad. Es una interesante contradicción. Los restaurantes, los colmados, las ventas y las tabernas siempre tuvieron estos pequeños lugares bien escondidos para la reunión, las confidencias o la fiesta entre amigos.

Las estancias secretas siempre han sido objeto de culto para la maquinación y la intriga y han gozado de admiración para el fetichista, el intelectual o el conspirador. Comer en un apartado es un lujo en el infernal ruido de muchos establecimientos públicos pero a la vez permite deleitarse de cierto anonimato mientras se oye, de lejos, el murmullo de la muchedumbre a sabiendas de que tu intimidad nunca podrá ser violada.

A menudo los usuarios de estos lugares quieren discreción y no desean compartir sus conversaciones con otros, aunque en el fondo de la cuestión los reservados no son otra cosa que una metáfora de la espectacularidad del yo, un hecho sociológico analizado por la antropóloga argentina Paula Sibilia que ha ensayado en su obra “La intimidad como espectáculo” la otra perversión de estos lugares.

La exposición pública de la intimidad ha provocado un festival de vidas privadas de tal manera que algunos de estos clientes también quieren que se sepa que allí, en esa aparente privacidad, está el escenario del morbo, es decir, aquello que no se puede revelar y todo el mundo quisiera saber.

Lo público y lo privado comparten una delgada frontera llena de matices y de derechos que colisionan constantemente. Proteger la propia intimidad también es compatible con el deseo de saber de los demás como ha estudiado el profesor de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla Pedro Rodríguez López de Lemus.

Seguir leyendo en fuente original: http://www.diariodecadiz.es/article/opinion/2196724/los/reservados/la/intimidad/como/espectaculo.html

Tags:

Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados en este momento.