(+34) 954 29 30 31

Democracia electrónica: el desplazamiento del poder hacia la persona

IMG-20130425-WA0000Pedro Rodríguez López de Lemus, miembro de este despacho, pronunció recientemente una ponencia sobre “Democracia electrónica: el desplazamiento del poder hacia la persona” en las Jornadas Internacionales «La persona ante el conflicto entre Derecho y Poder» de la Universidad Pablo de Olavide, de Sevilla, cuyo extracto reproducimos a a continuación:

1. Introducción.

Con intención de analizar el significado y consecuencia de la denominada “democracia electrónica”, en primer lugar veremos individualmente sus distintos términos, “democracia” y “electrónica”, y tras ello nos centraremos en el término conjunto de “democracia electrónica”, y su consecuencia principal, el desplazamiento del poder hacia la persona.

2. Democracia.

2.1. La palabra “democracia”.

Empezaremos por tanto por el término “democracia”, y nos dirigiremos al mundo de las palabras.

Etimológicamente, este término proviene del antiguo griego (δημοκρατία) y fue acuñado en Atenas en el siglo V a. C. a partir de los vocablos dḗmos, que puede traducirse como “pueblo”, y krátos, que puede traducirse como “poder”.

Si acudimos a la definición que nos da la RAE:

“Democracia (Del gr. δημοκρατία):

1. f. Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno.

2. f. Predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado.”

2.2. La democracia en el mundo real.

2.2.1. Origen Griego.

Pasamos ahora del mundo de las palabras al mundo real, aunque no al actual, sino a la antigua Grecia.

Como acabamos de decir, el término “democracia” tiene su origen en esta época, y es que se considera a la democracia ateniense como el primer ejemplo de un sistema democrático, quizás por tener una vida relativamente prolongada (200 años). Ésta era una “democracia directa”, o casi, ya que era un sistema donde la población tomaba directamente las decisiones.

No obstante, hay muchos autores que critican esta consideración, ya que tan solo una pequeña minoría de la población (10%) tenía derecho a participar en ella (se excluía a la mayoría de trabajadores, campesinos, esclavos y las mujeres).

Otro motivo de crítica es que hay ejemplos de sistemas democráticos anteriores tanto en antiguas civilizaciones como en organizaciones tribales.

2.2.2. La Democracia en 1978.

Aun dentro del mundo real pero situándonos en la época reciente (1978), hemos de decir que el concepto de democracia ha evolucionado mucho.

Las democracias existentes son bastante distintas al sistema de gobierno ateniense del que heredan su nombre, ya que no son democracias directas, sino representativas, es decir, que la población, salvo honrosas excepciones, no toma directamente las decisiones, sino a través de representantes.

Comprobaremos a continuación el establecimiento de este sistema de representación democrática en nuestro sistema político actual, centrándonos exclusivamente en algunas disposiciones de la CE de 1978.

El Preámbulo de nuestra CE nos indica:

“La Nación Española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:

  • Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las Leyes conforme a un orden económico y social justo.
  • Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la Ley como expresión de la voluntad popular.
  • Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.
  • Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida.
  • Establecer una sociedad democrática avanzada, y
  • Colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra.

En consecuencia, las Cortes aprueban y el pueblo español ratifica la siguiente CONSTITUCIÓN”

El art. 1 de la CE nos indica:

“1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.

3. La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria.”

El art. 6:

“Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la Ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos.”

Y si acudimos al art. 66:

“1. Las Cortes Generales representan al pueblo español y están formadas por el Congreso de los Diputados y el Senado.

2. Las Cortes Generales ejercen la potestad legislativa del Estado, aprueban sus Presupuestos, controlan la acción del Gobierno y tienen las demás competencias que les atribuya la Constitución.

3. Las Cortes Generales son inviolables.”

 El art. 99 CE:

“1. Después de cada renovación del Congreso de los Diputados, y en los demás supuestos constitucionales en que así proceda, el Rey, previa consulta con los representantes designados por los Grupos políticos con representación parlamentaria, y a través del Presidente del Congreso, propondrá un candidato a la Presidencia del Gobierno.

2. El candidato propuesto conforme a lo previsto en el apartado anterior expondrá ante el Congreso de los Diputados el programa político del Gobierno que pretenda formar y solicitará la confianza de la Cámara.

3. Si el Congreso de los Diputados, por el voto de la mayoría absoluta de sus miembros, otorgare su confianza a dicho candidato, el Rey le nombrará Presidente. De no alcanzarse dicha mayoría, se someterá la misma propuesta a nueva votación cuarenta y ocho horas después de la anterior, y la confianza se entenderá otorgada si obtuviese la mayoría simple.

4. Si efectuadas las citadas votaciones no se otorgase la confianza para la investidura, se tramitarán sucesivas propuestas en la forma prevista en los apartados anteriores.

5. Si transcurrido el plazo de dos meses, a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el Rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del Presidente del Congreso.

 Art. 117 CE:

1. La justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey por Jueces y Magistrados integrantes del poder judicial, independientes, inamovibles, responsables y sometidos únicamente al imperio de la Ley.

2. Los Jueces y Magistrados no podrán ser separados, suspendidos, trasladados ni jubilados sino por alguna de las causas y con las garantías previstas en la Ley.

3. El ejercicio de la potestad jurisdiccional en todo tipo de procesos, juzgando y haciendo ejecutar lo juzgado, corresponde exclusivamente a los Juzgados y Tribunales determinados por las Leyes, según las normas de competencia y procedimiento que las mismas establezcan.

4. Los Juzgados y Tribunales no ejercerán más funciones que las señaladas en el apartado anterior y las que expresamente les sean atribuidas por Ley en garantía de cualquier derecho.

5. El principio de unidad jurisdiccional es la base de la organización y funcionamiento de los Tribunales. La Ley regulará el ejercicio de la jurisdicción militar en el ámbito estrictamente castrense y en los supuestos de estado de sitio, de acuerdo con los principios de la Constitución.

6. Se prohíben los Tribunales de excepción.”

 Por tanto, nuestra CE quiso dejar claro desde el primer momento, tanto en el Preámbulo como en el art. 1.2, que la soberanía reside en un solo titular: el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.

Esta tajante afirmación democrática de principio sitúa a nuestro texto constitucional en el entorno de las constituciones democráticas de su época y cierra cualquier debate sobre la existencia de otros titulares de la soberanía.

No obstante, el Pueblo español aun siendo una realidad cierta, no es una realidad directamente operativa (al menos en esas fechas), de ahí que nuestra democracia, al igual que el resto, optara por la fórmula de la democracia representativa frente a la directa.

Esto es, habiendo un titular claro de la soberanía, debe existir igualmente un procedimiento para hacerse representar y un sujeto que detente esa representación. A esta necesidad viene a responder el art. 66.1. CE antes mencionado.

Es importante destacar que lo que este artículo regula no es el carácter soberano de las Cortes Generales sino su naturaleza representativa del soberano constituyente y constitucional: el pueblo español.

En definitiva, nuestro sistema democrático es una democracia representativa, aunque incorporando algunos instrumentos de democracia directa, como el referéndum, la iniciativa legislativa popular, o el concejo abierto, donde el propio pueblo toma las decisiones.

Pero, ¿por qué no se optó durante la redacción del texto constitucional por una democracia directa? Fundamentalmente por una razón, que era materialmente imposible permitir la participación de todos los ciudadanos.

Además, la realidad es que la democracia directa genera rechazo en muchos, dicen, por la facilidad con la que el poder puede manipular a la opinión pública, por lo que los instrumentos de democracia directa son concebidos como peligrosos.

La democracia directa, dicen algunos autores, son más funcionales cuanto menor sea el ámbito territorial al que afecte, como el ámbito local, ya que cuanto más localizados estén los intereses que se discuten menor es la manipulación que se puede dar, pues esa proximidad permite un mejor conocimiento de las cuestiones que están en juego y un mejor control de las personas encargadas de ejecutarlo.

Por ello, se piensa que en el marco de una democracia representativa deben ocupar una posición subordinada cuando no excepcional.

2.2.3. La democracia en la actualidad.

Pasemos ahora de 1978 pasamos a la actualidad. Aunque nuestro sistema político permanece inalterable, ha cambiado mucho la percepción que se tiene del mismo.

Pasaremos a ver algunos datos del último estudio del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que es un organismo autónomo de carácter administrativo, con personalidad jurídica y patrimonio propios, adscrito al Ministerio de la Presidencia, que tiene por finalidad el estudio científico de la sociedad española, principalmente a través de la investigación mediante encuesta.

Poco hay que comentar de estos datos, aunque seguramente influenciados por la actual crisis económica y los abundantes casos de corrupción política, muestran un desencanto creciente de los ciudadanos con los políticos, los partidos, que son los ejes del sistema de representación democrática.

3. Electrónica.

3.1. La palabra “electrónica”.

Volvamos de nuevo al planeta de las palabras. En este contexto, debemos entender “electrónica” como “informática” por ser la esencia de la misma, o como más recientemente se denomina, “tecnologías de la información y la comunicación”.

Según la RAE, informática es:

(Del fr. informatique).

“1. f. Conjunto de conocimientos científicos y técnicas que hacen posible el tratamiento automático de la información por medio de ordenadores.”

3.2. La electrónica en el mundo real.

3.2.1. Los orígenes de la informática moderna.

Volvamos de nuevo a la década de los setenta del siglo pasado, cuando nació nuestra CE, para relatar brevemente algunos datos de los orígenes de la informática moderna.

En 1975 se comercializan el Altair 8800, considerado el primer ordenador personal; Bill Gates y Paul Allen fundan Microsoft. Un año más tarde Steve Jobs y Steve Wozniac fundan la Apple Computer, Inc., en 1977 se presenta la Apple II, el segundo ordenador personal de la historia.

En 1981 se comercializa el IBM PC, y Microsoft presenta el sistema operativo MS-DOS, quien pocos años más tarde anuncia su primer SO Windows.

En 1985, Internet se establece como tecnología que da cobertura a investigadores y desarrolladores, y empieza a ser usada por otras comunidades para comunicaciones informáticas diarias.

3.2.2. La informática en la actualidad.

Internet hoy es una Red de comunicación mundial, descentralizada, formada por la conexión directa entre equipos (ordenadores, móviles, tablet,…) mediante un protocolo especial de comunicación, que junto a otros avances tecnológicos está cambiando de manera muy rápida nuestras vidas.

Poco hay que explicar de estos cambios, ya que ejemplos de los mismos se ven en los distintos ámbitos de las relaciones humanas.

Así, en economía, de manera global, todas las empresas se ven forzadas a disponer de un sitio web, a vender sus productos y servicios a través del mismo, a tener presencia en las principales Redes Sociales, y a vigilar su reputación online, ya que la iniciativa de un solo usuario o cliente descontento en la Red puede traerles consecuencias catastróficas. Telecinco tuvo que retirar el programa de televisión “La Noria” por las protesta iniciada por un twittero (Pablo Herreros criticó que pagaran 10.000 euros por una entrevista a la madre de El Cuco, condenado por encubrimiento en el asesinato de Marta del Castillo) que consiguió un amplio respaldo en las Redes Sociales para boicotear a los anunciantes de dicho programa.

Hay muchos sectores empresariales, cuya propia supervivencia está en cuestión si no son capaces de adaptarse a esta nueva época. Ejemplos son sectores como la música, la prensa escrita, y uno de los numerosos casos de empresas que no han sabido adaptarse a estos nuevos tiempos es Kodak.

En las relaciones sociales, sobre todo los jóvenes, casi toda su actividad social se articula a través de Internet, principalmente a través de sus dispositivos móviles.

Los ejércitos catalogan ya determinados software como armas de guerra, como recientemente ha hecho el ejército norteamericano.

Las Administraciones Públicas se relacionan entre ellas y con los ciudadanos a través de Internet, de ahí nuestra reciente ley de administración electrónica, la Ley 11/2007, de 22 de junio, de acceso electrónico de los ciudadanos a los Servicios Públicos, o la más reciente Ley 18/2011, de 5 de julio, reguladora del uso de las tecnologías de la información y la comunicación en la Administración de Justicia.

Las Universidades, además de sus plataformas de enseñanza online, también empiezan a experimentar promoviendo el acceso libre y sin restricciones a la información y el conocimiento. Ejemplo de ello es el Open Course Ware del MIT, seguido por numerosas universidades.

Y hasta los políticos y los partidos se comunican con los ciudadanos a través de Redes Sociales, blog, videos en Internet, etcétera. El presidente Obama consiguió en 2008 más de 1.5 millones de usuarios y más de 30 millones de dólares a través de Internet.

En definitiva, las TIC están transformando nuestra sociedad, casi siempre para bien, ya que da el protagonismo a quienes antes eran solo sujetos pasivos, las personas. Así, en el año 2006, la revista estadounidense Time otorgó su portada de persona del año a “You”. fue elegido como persona del año en un homenaje a millones de ciudadanos anónimos por su influencia en la era global de la información como usuarios de internet. Esta revista destacó la importancia de los internautas, que crean y usan la Red, a la hora de «fundar y estructurar la nueva democracia digital».

4. La Democracia Electrónica.

Este cambio que traen las TIC a muchos sectores, ha despertado un amplio interés en relación con su potencialidad para transformar y mejorar la calidad de las democracias representativas actuales, concediendo un mayor poder al ciudadano, y haciéndole más partícipe en los procesos de decisión política.

No obstante, son muchas las dudas que suscita la democracia electrónica como acercamiento de la democracia representativa a la directa.

Tras la Grecia clásica, el sistema de representación en la democracia ha sido considerado necesario, para muchos para “filtrar” las preferencias desnudas de la ciudadanía, así como frenar las pasiones y las irracionalidades del pueblo, pero sobre todo, como un mal necesario, inevitable por la imposibilidad material de una participación directa de toda la población.

Sin embargo, por primera vez en la historia, la democracia directa ya es materialmente y tecnológicamente posible, pudiendo llegar incluso a ser menos costoso que el sistema representativo.

Seguramente la democracia electrónica comenzará como una simple sustitución del sistema de votación, en vez de echar una papeleta en una urna es muy posible que en el futuro apretemos un botón, ya sea en el colegio electoral o desde casa.

Otra fase será la participación ciudadana en las deliberaciones política en colaboración con los políticos, los partidos, y las distintas administraciones.

Y por último, será el voto directo por los ciudadanos, hasta tal punto que sustituya progresivamente a la democracia representativa.

En todas estas fases se da una traslación, o incluso hay quien dice que una devolución del poder a las personas, pero la cuestión es la siguiente: ¿estamos preparados para ello?

Yo no lo sé, pero de lo que sí estoy seguro es que todo va a cambiar, y que cuanto más cambia una cosa, más se convierte en lo mismo.

López de Lemus Abogados

Sin comentarios

Lo sentimos, no se permiten comentarios en este momento