(+34) 954 233 752

La Guardia Civil abre un servicio de alerta sobre fraudes en la Red en Facebook

Adjunto aquí noticia aparecida recientemente en el periódico “El Pais“:

“La Guardia Civil ha abierto en la página del Grupo de Delitos Telemáticos un servico de alertas sobre fraudes en Internet. Para facilitar la difusión de esta información, también ha abierto un grupo en Facebook donde se reproduce el catálogo de estafas detectadas. La explicación de cada una va seguida de comentarios de personas que han conocido casos o han sido víctimas de las mismas. Próximamente quieren abrir un grupo en Tuenti y Twitter.

Un portavoz del citado grupo de la Guardia Civil ha explicado a este diario que el objetivo es tanto favorecer el conocimiento ciudadano sobre las astucias que emplean los estafadores como incrementar la recepción de avisos por parte de la ciudadanía de casos que detecten. “En la medida que tengamos más información, seremos más eficientes”, ha manifestado. No se trata de un portal de seguridad informática que informe de fallos en la configuración de sistemas o de las características técnicas de los virus, “esta información ya existe en otros sitios de la Red”. Con todo, sí se informará de la existencia del engaño que se haya organizado para conseguir la difusión de un virus dañino.

Una lectura de distintas alertas publicadas permite conocer las tácticas de los estafadores. Por ejemplo, el engaño a través de una oferta empleo. El internauta recibe una comunicación conforme ha sido aceptada su solicitud de trabajo pero está pendiente de un examen psicotécnico o médico para el que debe ingresar una determinada suma de dinero. Obviamente, la oferta y la empresa oferente no existen y el internauta pierde el dinero entregado para realizar el citado examen.

Otro caso singular es el del amigo en apuros. Los estafadores, que han tenido acceso a la lista de direcciones de su correo, emiten un mensaje a sus amigos pidiendo con urgencia dinero porque se halla en el extranjero y le han robado la cartera. El supuesto amigo pide una módica transferencia para salir del apuro. En algunos casos incluso de suministra el teléfono de un supuesto hotel donde está alojado el amigo y un falso recepcionista atiende la llamada para explicar que el amigo está haciendo gestiones con la policía.

Otro caso es el del alquiler de un piso a precios llamativamente baratos. El problema es que el dueño está en el extranjero y tiene la llave consigo. El cliente estafado debe remitir la fianza del alquiler y el dinero para el envío de la llave. Una vez realizado el envío, el piso y el propietario se esfuman.”

Etiquetas:

Pedro Rodríguez López de Lemus

Sin comentarios

Lo sentimos, no se permiten comentarios en este momento