(+34) 954 29 30 31

Un cartel muy grande no sirve para obtener el consentimiento

Son numerosas las empresas que entienden que por el mero hecho de hacer un nuevo cliente tienen derecho a enviarle sus comunicaciones comerciales, especialmente por correo electrónico. De acuerdo con el principio de calidad de datos, los datos personales de los afectados no pueden usarse para finalidades distintas para los que se aportaron.

Así, si una persona aporta sus datos en el proceso de compra de un producto o servicio, y entre estos datos figura su dirección de correo electrónico, eso no significa que esté otorgando su consentimiento para un tratamiento de sus datos con fines de publicidad.

Por tanto, si la empresa quiere utilizar los datos del cliente, además de para gestionar la propia compra, para enviarle comunicaciones comerciales, deberá informar previamente de ello al cliente, y lo que es más importante, debe darle opción al cliente a que no preste su consentimiento a ese nuevo tratamiento (distinto del proceso de compra) en el propio momento de recabar el consentimiento. Una forma sencilla para conseguir esto es incluyendo casillas que puedan marcarse por el afectado para manifestar si quiere o no otorgar su consentimiento a este nuevo tratamiento no relacionado directamente con la compra.

En este sentido, el art. 15 del RDLOPD, relativo a la solicitud del consentimiento en el marco de una relación contractual para fines no relacionados directamente con la misma, estipula lo siguiente:

“Si el responsable del tratamiento solicitase el consentimiento del afectado durante el proceso de formación de un contrato para finalidades que no guarden relación directa con el mantenimiento, desarrollo o control de la relación contractual, deberá permitir al afectado que manifieste expresamente su negativa al tratamiento o comunicación de datos.

En particular, se entenderá cumplido tal deber cuando se permita al afectado la marcación de una casilla claramente visible y que no se encuentre ya marcada en el documento que se le entregue para la celebración del contrato o se establezca un procedimiento equivalente que le permita manifestar su negativa al tratamiento.”

En definitiva, no basta con informar de este nuevo tratamiento con fines de publicidad al afectado, por muy grande que sea el cartel que informe (como este de Mediamarkt que incluyo en el artículo), sino que se debe dar la opción de poder negarse al mismo, pero previamente a ese nuevo tratamiento, no ejerciendo posteriormente el derecho de cancelación.

López de Lemus Abogados

Sin comentarios

Lo sentimos, no se permiten comentarios en este momento